Francisca Merino
SU NUEVO PAPEL DE EMPRESARIA

La conocida actriz inauguró una tienda en un nuevo centro comercial de Vitacura. Junto a su socia, la diseñadora María José Pimstein, se convirtieron en representantes exclusivas para Chile de Steve Madden, fabricantes de los zapatos que se pelean las estrellas de la música pop. Y aunque esta nueva faceta no es antojadiza, ella sigue pensando en "mi vida es ser actriz".

 

Cuentan que a principios de este año, cuando Steve Madden lanzó al mercado sus botas "Iglou", Madonna encargó las suyas a la tienda principal de Nueva York, y pidió que se las mandaran a Londres a través de un servicio de envíos con "prioridad de una noche". No quería que le pasara lo mismo que a Jennifer López, quien no habría alcanzado a comprar el modelito que hizo furor entre Britney Spears, Carmen Electra, Paula Abdul, Mena Suvari y Christina Applegate. Y Penélope Cruz recorrió hasta encontrar el último par rosado de la costa Oeste de Estados Unidos.

Esta es la marca que acaba de entrar al mercado chileno de la mano de una de las más conocidas actrices de nuestras teleseries. Se trata de Francisca Merino, quien acaba de debutar como empresaria. Junto a una de sus mejores amigas, la diseñadora María Jose Pimstein, consiguieron la representación exclusiva de la firma estadounidense y abrieron su primera tienda en el nuevo centro comercial San Pío, en Vitacura. El local no es una zapatería común, ya que "Majas" llama la atención con su estética vanguardista. Ella es de colores fuertes y metálicos en las paredes; grandes espejos que llegan hasta el techo, muebles antiguos y otros casi futuristas, y una original distribución de los productos que, además de calzado, incluyen carteras, cinturones, aros, relojes y otros accesorios... y zapatos para hombres.

Fue diseñado por la decoradora Ximena Tannenbaum, elegida por las socias "porque se adapta perfecto a nuestro gusto y estilo y porque queríamos un concepto distinto. En el fondo, mezclar moda, diseño y decoración en un solo lugar". También acorde a la firma. "Steve Madden siempre da un paso adelante en la moda, lidera la vanguardia con millones de diseños y colores", explica María Jose Pimstein, quien agrega que no se trata de una marca exclusiva ni costosa, sino que "es muy masiva porque tienen cien locales propios en Estados Unidos y tres mil puntos de venta en todo el mundo".

El día de la inauguración había tantos actores y rostros televisivos, que parecía la grabación de un capítulo retro de "Adrenalina", la exitosa telenovela que hace una década lanzó a la fama a Francisca Merino en el rol de la osada colegiala "Cathy Winter", personaje que marcó época. Casi diez años después ella ostenta una nutrida trayectoria en la televisión, el teatro y el cine nacionales. Y bueno, también formó una familia con el empresario Claudio Labbé, con quien contrajo matrimonio hace poco más de dos años y ya tiene un hijo. 

Música electrónica y un abundante cóctel al aire libre con comida liviana, especialidades japonesas y cuidada presentación, acompañaron la apertura de "Majas" y del centro comercial. Marcela Osorio; Elvira López y su novio, Gabriel del Carril -ex esposo de la fallecida Carolina Fadic-; Adela Secall; Paz Bascuñán, Liliana Ross y su marido, Raoul Pinno, Carlo von MŸhlenbrock, Jorge Zabaleta, Bárbara Rebolledo, Iván Valenzuela y su señora... en fin, muchas personalidades, de la farándula recorrían la tienda y felicitaban a las socias. 

Francisca, bella como siempre, estaba radiante y pendiente de todos los detalles del evento. Sin descuidar su rol de anfitriona, departía con sus colegas y saludaba al público.

En la pasarela instalada en los estacionamientos del recinto, conocidas modelos lucieron los diseños que ofrece "Majas". Desfilaron Pilar Jarpa, Carolina de Morás, Manuel Campos y Omar Costella, entre otros. Y al final, Francisca y María José Pimstein también fueron invitadas a subir al escenario para recibir los aplausos de la concurrencia.

"SE NEGOCIAR"

En medio del ajetreo y las felicitaciones por el resultado del evento inaugural, la actriz y una de las dueñas de casa toma un descanso para conversar con VEA. Encantadora y muy amable, a cada rato se disculpa para ir a recibir a más y más invitados, y vuelve.

¿Cómo le nació esta faceta de empresaria?
-No sé, todos los actores somos medios miméticos y empezamos a aprender mucho de la gente que tenemos cerca. También mi marido tiene sus empresas, él es exportador. Y siempre me encantaron los zapatos, y para qué te digo esta marca, así que cuando mi socia vino y me propuso la idea, me dije ¿y por qué no?

¿Su marido la ha apoyado en este proyecto?
-Me ayudó, y también es mi ejemplo. Es una persona que sabe de negocios, son su tema y lo oí tanto tiempo hablar de ellos que me picó el bichito... Como es exportador, se encarga de varias gestiones administrativas, de transporte, y todo eso.

¿Es complicado para una actriz negociar con empresarios?
-Para nada, porque los actores también tenemos que negociar... ¡y mucho! (ríe). Además yo siempre gestiono la plata para mis obras de teatro.

Y a los ejecutivos estadounidenses, ¿les llamó la atención que usted fuera una actriz conocida?
-Fue como una anécdota. Les contaron, así como siempre cuando una viaja y te preguntan tú que has hecho. A todo el mundo le llaman la atención las actrices, pero más que nada creyeron en nosotras porque hay una empresa con gente experimentada detrás. Mi socia es diseñadora, y sabe del negocio. 

A muchos artistas no les han resultado los negocios. ¿No le da miedo?
-No, para nada, no tiene nada que ver. Yo sólo hago la elección del producto, que tiene que ver con mi gusto y con el arte visual más que nada. Y yo soy bien estética en mi vida.

¿Tuvo que postergar su carrera actoral por dedicarse a este proyecto?
-En el momento que salió la marca (agosto) y cerramos el trato, postergué porque, como decías, me vino ese miedo de una responsabilidad mucho mayor. Yo sé negociar, siempre me ha tocado negociar mi sueldo, pero en el fondo somos artistas y no andamos pensando mucho en la plata ni en las pérdidas... Ahora que ya abrimos la tienda me voy a poder relajar más.

La gente la va a querer ver en la tienda y también actuando. ¿Cómo lo va a hacer?
-Voy a seguir trabajando. De hecho tengo dos proyectos de teatro para el próximo año y pienso desarrollarlos de todas maneras. Mi vocación es ser actriz, y es lo que más sé hacer. Me encanta la estética, pero mi vida es ser actriz. Y también esto me va a permitir no depender tanto económicamente de otras cosas y poder hacer proyectos. Si tú te fijas, mis obras de teatro no son comerciales. No son obras que auspicia cualquier empresa, porque son temas muy difíciles de abordar en esta sociedad. Pero es el tipo de teatro que me gusta y me da la tranquilidad y la necesidad de crecer también más espiritualmente, que es lo que quiero hoy.

Mal no le ha ido a sus obras.
-No me ha ido mal, pero si te fijas, por ejemplo "Te vas a morir de pena..." era una obra no comercial, había una semi escena de sexo entre dos hombres, no era una obra que fuera a ver todo el mundo. Igual llegaron niños y nosotros les avisamos a los papás.

¿Tiene planes en televisión?
-En televisión no tengo nada concreto y estoy abierta a recibir propuestas.

Ya no le puedo preguntar cómo está su guagua, porque debe haber crecido.
Su rostro se ilumina con una tierna sonrisa: 
-¡Mi guagua está exquisita! Está grande y lo he tenido súper botado ahora último... porque he estado bien estresada, bien a full. Pero ahora espero estar más con él, me voy a relajar, aprovechar de dedicarme a mi hijo y esperar ojalá un buen proyecto.

¿No piensa darle un hermanito o hermanita?
-Todavía no.

AMIGAS EMPRESARIAS

El debut de la actriz en las lides empresariales no es un mero capricho. Según cuenta su socia María Jose Pimstein, "no es una cuestión a tontas y a locas. Hemos sido amigas toda la vida, siempre estábamos con el bicho de hacer algo, porque las tiendas de zapatos en general son como planas, y teníamos la idea hace tiempo, pero nos costó conseguir la representación". Trabajaron casi dos años en este proyecto.

¿Les gusta salir de compras?
-Si. Somos amigas de varios años, súper amigas, y a las dos nos gustan las mismas cosas, nos encanta la ropa, la decoración, tenemos los mismos gustos así que fue súper fácil cuando nos unimos para sacar adelante esta sociedad, porque al tener el mismo gusto no chocamos en nada, vamos para el mismo lado

¿Por qué eligieron zapatos?
-¡Porque somos adictas a los zapatos! (y lo dice el eslogan de "Majas").

Como Sarah Jessica Parker en "Sex and the city".
-(Se ríe) Claro. Y de hecho la sede de Steve Madden está en Nueva York.

Agrega que ya piensan en expandirse, y que están negociando para traer otras dos marcas. También una línea más adulta, ya que Steve Madden está básicamente orientado a un público juvenil, por lo vanguardista de sus diseños.

S.Caro

Artículo completo en la edición impresa de Vea.

Junto a su marido, Claudio Labbé, quien le ha ayudado a desarrollar habilidades para los negocios.

Francisca y su hijo Dominic. La actriz señala que no está en sus planes inmediatos tener más hijos.

 

El día de la inauguración de su tienda, Francisca Merino estuvo atenta a todos los detalles del evento y compartió con todos los invitados.

 

La familia acompañó a Francisca en el inicio de esta nueva aventura empresarial. Aquí posa feliz con su madre.

  Volver al inicio